Automóvil Clásico de Euskadi

Autos

MG A 1600 MK II (1961)

 

Los ingenieros de MG llevaban ya mucho tiempo trabajando en el sucesor de serie T, cuando, en 1955, presentaron finalmente el MG A como roadster y coupe. Mientras que el roadster demostró excelentes resultados, la versión coupe del MG A resulto peor. Por otro lado, las características del motor eran ideales para un coche descubierto. El cuatro cilindros de 1,5 litros era muy ágil, pero habría aceptado con gusto una cilindrada de un litro mas.

El MG A mide 3,96 mm de largo, 1,45 mm de ancho y 1,27 mm de alto. Su peso es de 902 kg. Su velocidad máxima es de 157 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 15, 1 segundos.

Evidentemente, el cuatro cilindros de 1,5 litros del MG A no destaca por su potencia, pero es suficiente para un biplaza ligero y abierto. El pequeño motor es muy ágil y cumple con su trabajo con una sonoridad que hace que el coche parezca mas potente de los que es. Funciona de la siguiente manera: el aire aspirado se insinúa primero a través de los dos gigantescos filtros de aire de rejilla metálica de los carburadores SU semiinvertidos.

EN MARCHA

El tren de rodaje, duro como una piedra, sigue perfectamente esta línea. Las ruedas delanteras están suspendidas en dobles triángulos dotados de muelles helecoidales delante, mientras que la parte trasera alberga un eje rígido clásico y ballestas semielípticas. Cada rueda esta dotada de un amortiguador hidráulico con palanca que se esfuerza por mantener las oscilaciones del muelle en los límites razonables. Los cuatro frenos de tambor también hidráulicos

EQUIPAMIENTO

Así equipado, el MG A convierte cualquier paseo en un acontecimiento. El piloto aprecia la dirección de cremallera precisa y perfectamente adherida a la carretera. El original volante, con la cruz en filigrana formada por tres aspas metálicas, permite admirar los sobreseídos instrumentos Smiths que facilitan información sobre el régimen, la velocidad, el contenido de depósito, así como la presión del aceite y la temperatura del agua.

Los instrumentos del MG A no son ya octogonales, como en los modelos precedentes de MG, sino redondos. Combinado con los interruptores diseminados aquí y allá, crean perfectamente el ambiente típico de un roadster británico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies